Blog de tecnología
Juniper Employee , Juniper Employee Juniper Employee
Blog de tecnología
Informe sobre el estado de la automatización de las redes 2019 de Juniper Networks
Sep 24, 2019

Aunque toda organización de tecnologías de la información y proveedora de redes ambiciona, desde hace años, cierto grado de automatización, la gran mayoría de las operaciones de redes y seguridad continúan siendo principalmente manuales. Y todo, pese a que las tecnologías de automatización —interfaces API y herramientas, cualquier cosa definida por software, avances en ingeniería DevOps que flanquean los equipos NetOps…— ya cuentan con décadas de progreso. De por sí, la dinámica no deja de ser interesante. Pero teniendo en cuenta que prácticamente todos los avances tecnológicos importantes de las TI se han realizado con el objetivo de transformar las operaciones, resulta alarmante que el nivel de adopción sea tan bajo. La necesidad de ejecutar operaciones cada vez más eficientes ha hecho que la automatización pase de ser algo que «no está de más» a constituir un elemento fundamental.

 

En este contexto, Juniper Networks decidió resumir el estado actual de la automatización de las redes para ayudar al sector a prepararse para un futuro más enfocado en la automatización.

 

Presentación del informe

 

La edición 2019 del informe sobre el estado de la automatización de las redes (SoNAR) de Juniper inaugura una serie de informes anuales patrocinados por Juniper Networks. Nos hemos propuesto cuantificar y comunicar los resultados de forma objetiva para servir de guía al sector y ayudar a los equipos de redes a automatizar con éxito sus operaciones.

 

El informe está basado en una encuesta dirigida a 400 responsables de la toma de decisiones independientes de toda Norteamérica en las áreas de diseño y arquitectura, ingeniería y operaciones, sistemas de gestión y seguridad de las redes. El estudio perseguía los siguientes objetivos:

  • Ofrecer información sobre el grado actual de adopción de la automatización de las redes e identificar las motivaciones para adoptarla desde el punto de vista empresarial y tecnológico
  • Señalar las ventajas y desafíos percibidos asociados a la implementación de la automatización
  • Comprender el impacto de la automatización en el rendimiento de la empresa, tanto a nivel de organización como a nivel individual
  • Determinar el estado de las operaciones de red y el nivel de automatización con sistemas de redes y sus operaciones

 

Todas las empresas están automatizando, pero pocas están automatizadas

 

Hemos investigado cuánto tiempo llevan aplicando métodos de automatización las empresas que han participado en el estudio. Resulta esperanzador que menos del 4 % reconozca que ninguna de sus operaciones está automatizada. Sin embargo, del 96 % restante, solo el 8 % indicó que llevaban más de cuatro años automatizando sus sistemas. Esto significa que la gran mayoría de las empresas está al principio del proceso, por lo que los técnicos de redes que lo hacen posible, también. A medida que las empresas adoptan prácticas de automatización más avanzadas, la función del técnico de redes tiende a cambiar, al igual que su punto de control.

 

1Capture1.gifSi las dos últimas décadas han estado marcadas por las certificaciones y sintaxis específicas de cada proveedor, las dos siguientes estarán definidas por una representación más abstracta de las políticas y los controles, y por una comprensión a nivel de sistemas de cómo traducirlos a un comportamiento base. Como consecuencia, el sector va a desplazar el foco desde los dispositivos hasta los procesos de trabajo, desde la interfaz de línea de comandos hasta el software.

 

Aunque algunos consideran que esto llevará a sustituir a los profesionales de las redes por desarrolladores de software, parece que la transición se va a producir más bien entre los técnicos de gestión de proveedores, que tendrán que convertirse en técnicos de redes. Parece que la transición ya está en camino: originalmente popularizado por Google en su papel de Site Reliability Engineer (o ingeniería de confiabilidad de plataformas), su homólogo de redes, Network Reliability Engineer (ingeniería de confiabilidad de redes), está empezando a despegar en todos los sectores. Se trata, asimismo, de un componente instructivo clave para mejorar la confiabilidad y, de paso, obtener rapidez y eficiencia, entre otras ventajas.

 

Entre los mejores y el resto, un abismo

 

El informe SoNAR de 2019 demuestra que el grado de automatización es directamente proporcional al rendimiento de las organizaciones, los equipos y los individuos. Si bien no es ninguna sorpresa, cabe señalar que las empresas que resultan más beneficiadas son las mejores de entre las mejores.

 

Preguntamos a los participantes del estudio en qué medida estaban automatizadas sus distintas redes. Estos son los resultados:

  • Entre las empresas con un nivel de automatización promedio del 40 % o más, el 78 % superaba sus objetivos empresariales (tiempo de comercialización de nuevos productos, cuota de mercado relativa para productos principales, aumento de la cartera de clientes, etc.).
  • Entre las empresas con un nivel de automatización promedio del 50 % o más, el 96 % superaba sus objetivos asociados a los productos de red o calidad del servicio.

 

Esto no significa que los que se encuentran en una etapa avanzada de la automatización sean los únicos que están aportando valor, sino que lo están haciendo a un ritmo más acelerado que el de sus homólogos menos automatizados. Es decir, que la ventaja competitiva de aquellos que sobresalen con respecto a los simples participantes es muy amplia y lo será cada vez más.

 

Las motivaciones

 

Desde siempre, el costo de la automatización ha sido el principal argumento de las empresas: recortar gastos operativos y de personal. Sin embargo, los resultados del SoNAR demuestran, sencillamente, que, en el mundo empresarial actual de productos, servicios y experiencia del cliente dependientes o definidos por la tecnología, esta postura es obsoleta.

 

¿Cuál parece ser la motivación más importante hoy en día? Según el 60 % de los encuestados, la agilidad es la principal prioridad, y nada más y nada menos que la tercera parte respondió que esto era lo que más había mejorado gracias a la automatización. ¿Cuál es la menos importante? La eficiencia en la entrega de los servicios de TI. En otras palabras, parece que el costo ha dejado de marcar la agenda de la automatización de una vez por todas. La automatización está al servicio de la empresa.

 

Desde el punto de vista de la tecnología, no deja de ser sorprendente que la seguridad sea el motivo principal de la automatización para el 67 % de los encuestados. Y es que la seguridad se situaba en la siguiente motivación más importante —por detrás de la agilidad—, con un impresionante 12 %, algo que seguiremos analizando en sucesivas publicaciones. ¿Y la motivación tecnológica menos valorada? La relación eficiencia-personal. De nuevo, el enfoque está en conseguir resultados, no en deshacerse de las personas.

 

El paso hacia la automatización exige una inversión incremental a corto plazo, es decir, que los costos aumentarán antes de que vuelvan a bajar. El valor reside, pues, no en contener los costos, sino en acelerar el crecimiento de forma controlada.

 

La capacidad para concentrar los esfuerzos y el progreso da mejores resultados que la experiencia.

 

Pedimos a los encuestados que hicieran una autoevaluación subjetiva de las prácticas de automatización de su empresa:

  • Los evaluadores (16 %) reconocieron no tener ninguna experiencia operando más allá de las interfaces gráficas de usuario o de las interfaces de línea de comandos (solo el 4 %) o estar empezando a automatizar con herramientas y scripts (el 12 %).
  • Los automatizadores en pruebas (31 %) afirmaron estar automatizando en entornos de pruebas, de desarrollo o de laboratorio, pero no en redes de producción.
  • Los automatizadores de facto (36 %) afirmaron estar automatizando en ciertos entornos de redes de producción, pero no en todos. Por ejemplo, solo han automatizado las redes de algunos centros de datos. También están los que han automatizado algunas áreas, como la WAN o el centro de datos, pero no las redes del campus o de las sucursales.
  • Los automatizadores generalizados (17 %) afirmaron haber automatizado los entornos de producción de todas sus redes.

 

Dentro de estos grupos, los automatizadores generalizados son los que llevan más tiempo automatizando (un tercio de ellos lleva más de cuatro años haciéndolo). Sin embargo, la encuesta reveló que los automatizadores de facto (los que solo automatizan una parte de su red) superaban a los automatizadores generalizados en varias categorías clave, como la de los objetivos empresariales.

 

El mejor indicador de rendimiento era el grado de automatización de las redes, más que el hecho de automatizar todas las redes o el tiempo que llevaban automatizándolas. Puede parecer contradictorio, pero muchos de los clientes de Juniper con metodologías NetOps muy automatizadas, como Blackberry, concentraron sus esfuerzos en innovar en las áreas de recursos humanos, procesos y tecnologías en una sección más restringida de la infraestructura, pero en mayor profundidad. Sobre esa base replicaron el éxito. La automatización superficial, como la creación de scripts para ciertos procesos, es mejor que nada, pero los resultados de delimitar los esfuerzos son, en promedio, mejores que la automatización generalizada (y menos profunda).

 

Perfil de la automatización y NetOps

 

Aunque el 96 % de los encuestados ya han dado sus primeros pasos en el proceso de automatización, el número de empresas grandes supera a las pymes por un margen de 2:1 entre los automatizadores más maduros. Esto pone de relieve que las empresas con más recursos y con una mayor probabilidad de que el número de operaciones aumente están más dispuestas o demuestran mayor capacidad para hacer realidad sus ambiciones en materia de automatización.

 

Dentro de las redes, las de los centros de datos son las que presentan mayor automatización, con un 43 % de los encuestados que indicaban que la automatización estaba en curso. Las redes de los centros de datos también acaparan el tiempo de los automatizadores menos experimentados, mientras que las del campus y las sucursales son a las que más tiempo dedican los automatizadores maduros.

 

¿A qué dedican más tiempo los técnicos de redes cuando están en el trabajo? A supervisar: el 71 % de los encuestados afirmó que esta era una responsabilidad diaria. Mientras tanto, solo el 32 % afirmó dedicar tiempo al aprovisionamiento (el aprovisionamiento y la configuración estaban al final de la lista).

 

Si nos detenemos a pensar en el estado del debate de la automatización de las redes, que suele girar en torno a las herramientas de gestión de la configuración, como Ansible, Puppet y Chef, el resultado es interesante. Aunque pudiera parecer que el aprovisionamiento está superado, la mayoría de las empresas, por miedo a hacer cambios en una infraestructura poco confiable, dedican más tiempo a implantar medidas de control de los cambios que a hacer cambios propiamente dichos. Cabe preguntarse entonces si el sector no estará sobrestimando la importancia de la gestión de las configuraciones.

 

La automatización y el individuo

 

En nuestra encuesta, entre los principiantes y los evaluadores de la automatización, más del 50 % de los encuestados señalaron los siguientes obstáculos:

  • Falta de tiempo para aprender en el trabajo (59 %)
  • Falta de conocimiento para acceder a la formación (conocimientos previos) (52 %)
  • Miedo a cometer errores en producción (50 %)
  • Falta de personal cualificado (56 %)

 

Todo esfuerzo serio por hacer avanzar al sector debe empezar por eliminar estos obstáculos. Decir que los técnicos de redes deben convertirse repentinamente en programadores de software pasa por alto los problemas más acuciantes: la falta de tiempo y de recursos. Dado que resulta poco práctico cambiar una plantilla por otra más avanzada, las empresas que aspiren a abrirse paso necesitarán desarrollar programas que las ayuden a incorporar a sus equipos informáticos.

 

Curiosamente, los resultados de la encuesta sugieren que la automatización promoverá la satisfacción de los empleados. Los procesos de trabajo y la satisfacción del personal son mayores entre los automatizadores. Si, como indican los resultados, la satisfacción del personal estimula los resultados empresariales, todo apunta a que la automatización bien podría ser una práctica capaz de arrojar recompensas más allá de tener una infraestructura automatizada y todo el negocio que sustenta.

 

De redes mejores a mejores comunicaciones

 

En líneas generales, el sector de las redes se encuentra en un punto de inflexión en el que la automatización va a desempeñar un papel clave. Aunque muchos competidores están preocupados por mantener el statu quo (porque se benefician de él), en Juniper vemos la necesidad de apoyar al sector durante esta fase de transformación. Además de asegurarnos de que nuestros productos y servicios satisfacen las necesidades de nuestros clientes que aspiran a convertir la automatización en una parte integral de sus operaciones de red, también reconocemos la importancia de apoyar a los equipos de ingeniería de redes durante esta evolución. Gracias a recursos como NRE Labs, una plataforma de código abierto basada en navegador con una comunidad dedicada a dar formación en el campo de la automatización, esperamos ayudar a técnicos e ingenieros a desarrollar las competencias necesarias para impulsar la adopción en sus organizaciones y, en última instancia, abrir las oportunidades de negocio y las fuentes de ingresos que ofrece la automatización.

 

Para obtener más información sobre las tendencias en la automatización, descargue el informe sobre el estado de la automatización de las redes (SoNAR) de 2019.

Aunque toda organización de tecnologías de la información y proveedora de redes ambiciona, desde hace años, cierto grado de automatización, la gran mayoría de las operaciones de redes y seguridad continúan siendo principalmente manuales. Y todo, pese a que las tecnologías de automatización —interfaces API y herramientas, cualquier cosa definida por software, avances en ingeniería DevOps que flanquean los equipos NetOps…— ya cuentan con décadas de progreso. De por sí, la dinámica no deja de ser interesante. Pero teniendo en cuenta que prácticamente todos los avances tecnológicos importantes de las TI se han realizado con el objetivo de transformar las operaciones, resulta alarmante que el nivel de adopción sea tan bajo. La necesidad de ejecutar operaciones cada vez más eficientes ha hecho que la automatización pase de ser algo que «no está de más» a constituir un elemento fundamental.

 

En este contexto, Juniper Networks decidió resumir el estado actual de la automatización de las redes para ayudar al sector a prepararse para un futuro más enfocado en la automatización.

 

Presentación del informe

 

La edición 2019 del informe sobre el estado de la automatización de las redes (SoNAR) de Juniper inaugura una serie de informes anuales patrocinados por Juniper Networks. Nos hemos propuesto cuantificar y comunicar los resultados de forma objetiva para servir de guía al sector y ayudar a los equipos de redes a automatizar con éxito sus operaciones.

 

El informe está basado en una encuesta dirigida a 400 responsables de la toma de decisiones independientes de toda Norteamérica en las áreas de diseño y arquitectura, ingeniería y operaciones, sistemas de gestión y seguridad de las redes. El estudio perseguía los siguientes objetivos:

  • Ofrecer información sobre el grado actual de adopción de la automatización de las redes e identificar las motivaciones para adoptarla desde el punto de vista empresarial y tecnológico
  • Señalar las ventajas y desafíos percibidos asociados a la implementación de la automatización
  • Comprender el impacto de la automatización en el rendimiento de la empresa, tanto a nivel de organización como a nivel individual
  • Determinar el estado de las operaciones de red y el nivel de automatización con sistemas de redes y sus operaciones

 

Todas las empresas están automatizando, pero pocas están automatizadas

 

Hemos investigado cuánto tiempo llevan aplicando métodos de automatización las empresas que han participado en el estudio. Resulta esperanzador que menos del 4 % reconozca que ninguna de sus operaciones está automatizada. Sin embargo, del 96 % restante, solo el 8 % indicó que llevaban más de cuatro años automatizando sus sistemas. Esto significa que la gran mayoría de las empresas está al principio del proceso,

 

por lo que los técnicos de redes que lo hacen posible, también. A medida que las empresas adoptan prácticas de automatización más avanzadas, la función del técnico de redes tiende a cambiar, al igual que su punto de control.

 

Si las dos últimas décadas han estado marcadas por las certificaciones y sintaxis específicas de cada proveedor, las dos siguientes estarán definidas por una representación más abstracta de las políticas y los controles, y por una comprensión a nivel de sistemas de cómo traducirlos a un comportamiento base. Como consecuencia, el sector va a desplazar el foco desde los dispositivos hasta los procesos de trabajo, desde la interfaz de línea de comandos hasta el software.

 

Aunque algunos consideran que esto llevará a sustituir a los profesionales de las redes por desarrolladores de software, parece que la transición se va a producir más bien entre los técnicos de gestión de proveedores, que tendrán que convertirse en técnicos de redes. Parece que la transición ya está en camino: originalmente popularizado por Google en su papel de Site Reliability Engineer (o ingeniería de confiabilidad de plataformas), su homólogo de redes, Network Reliability Engineer (ingeniería de confiabilidad de redes), está empezando a despegar en todos los sectores. Se trata, asimismo, de un componente instructivo clave para mejorar la confiabilidad y, de paso, obtener rapidez y eficiencia, entre otras ventajas.

 

Entre los mejores y el resto, un abismo

 

El informe SoNAR de 2019 demuestra que el grado de automatización es directamente proporcional al rendimiento de las organizaciones, los equipos y los individuos. Si bien no es ninguna sorpresa, cabe señalar que las empresas que resultan más beneficiadas son las mejores de entre las mejores.

 

Preguntamos a los participantes del estudio en qué medida estaban automatizadas sus distintas redes. Estos son los resultados:

  • Entre las empresas con un nivel de automatización promedio del 40 % o más, el 78 % superaba sus objetivos empresariales (tiempo de comercialización de nuevos productos, cuota de mercado relativa para productos principales, aumento de la cartera de clientes, etc.).
  • Entre las empresas con un nivel de automatización promedio del 50 % o más, el 96 % superaba sus objetivos asociados a los productos de red o calidad del servicio.

 

Esto no significa que los que se encuentran en una etapa avanzada de la automatización sean los únicos que están aportando valor, sino que lo están haciendo a un ritmo más acelerado que el de sus homólogos menos automatizados. Es decir, que la ventaja competitiva de aquellos que sobresalen con respecto a los simples participantes es muy amplia y lo será cada vez más.

 

Las motivaciones

 

Desde siempre, el costo de la automatización ha sido el principal argumento de las empresas: recortar gastos operativos y de personal. Sin embargo, los resultados del SoNAR demuestran, sencillamente, que, en el mundo empresarial actual de productos, servicios y experiencia del cliente dependientes o definidos por la tecnología, esta postura es obsoleta.

 

¿Cuál parece ser la motivación más importante hoy en día? Según el 60 % de los encuestados, la agilidad es la principal prioridad, y nada más y nada menos que la tercera parte respondió que esto era lo que más había mejorado gracias a la automatización. ¿Cuál es la menos importante? La eficiencia en la entrega de los servicios de TI. En otras palabras, parece que el costo ha dejado de marcar la agenda de la automatización de una vez por todas. La automatización está al servicio de la empresa.

 

Desde el punto de vista de la tecnología, no deja de ser sorprendente que la seguridad sea el motivo principal de la automatización para el 67 % de los encuestados. Y es que la seguridad se situaba en la siguiente motivación más importante —por detrás de la agilidad—, con un impresionante 12 %, algo que seguiremos analizando en sucesivas publicaciones. ¿Y la motivación tecnológica menos valorada? La relación eficiencia-personal. De nuevo, el enfoque está en conseguir resultados, no en deshacerse de las personas.

 

El paso hacia la automatización exige una inversión incremental a corto plazo, es decir, que los costos aumentarán antes de que vuelvan a bajar. El valor reside, pues, no en contener los costos, sino en acelerar el crecimiento de forma controlada.

 

La capacidad para concentrar los esfuerzos y el progreso da mejores resultados que la experiencia.

 

Pedimos a los encuestados que hicieran una autoevaluación subjetiva de las prácticas de automatización de su empresa:

  • Los evaluadores (16 %) reconocieron no tener ninguna experiencia operando más allá de las interfaces gráficas de usuario o de las interfaces de línea de comandos (solo el 4 %) o estar empezando a automatizar con herramientas y scripts (el 12 %).
  • Los automatizadores en pruebas (31 %) afirmaron estar automatizando en entornos de pruebas, de desarrollo o de laboratorio, pero no en redes de producción.
  • Los automatizadores de facto (36 %) afirmaron estar automatizando en ciertos entornos de redes de producción, pero no en todos. Por ejemplo, solo han automatizado las redes de algunos centros de datos. También están los que han automatizado algunas áreas, como la WAN o el centro de datos, pero no las redes del campus o de las sucursales.
  • Los automatizadores generalizados (17 %) afirmaron haber automatizado los entornos de producción de todas sus redes.

 

Dentro de estos grupos, los automatizadores generalizados son los que llevan más tiempo automatizando (un tercio de ellos lleva más de cuatro años haciéndolo). Sin embargo, la encuesta reveló que los automatizadores de facto (los que solo automatizan una parte de su red) superaban a los automatizadores generalizados en varias categorías clave, como la de los objetivos empresariales.

 

El mejor indicador de rendimiento era el grado de automatización de las redes, más que el hecho de automatizar todas las redes o el tiempo que llevaban automatizándolas. Puede parecer contradictorio, pero muchos de los clientes de Juniper con metodologías NetOps muy automatizadas, como Blackberry, concentraron sus esfuerzos en innovar en las áreas de recursos humanos, procesos y tecnologías en una sección más restringida de la infraestructura, pero en mayor profundidad. Sobre esa base replicaron el éxito. La automatización superficial, como la creación de scripts para ciertos procesos, es mejor que nada, pero los resultados de delimitar los esfuerzos son, en promedio, mejores que la automatización generalizada (y menos profunda).

 

Perfil de la automatización y NetOps

 

Aunque el 96 % de los encuestados ya han dado sus primeros pasos en el proceso de automatización, el número de empresas grandes supera a las pymes por un margen de 2:1 entre los automatizadores más maduros. Esto pone de relieve que las empresas con más recursos y con una mayor probabilidad de que el número de operaciones aumente están más dispuestas o demuestran mayor capacidad para hacer realidad sus ambiciones en materia de automatización.

 

Dentro de las redes, las de los centros de datos son las que presentan mayor automatización, con un 43 % de los encuestados que indicaban que la automatización estaba en curso. Las redes de los centros de datos también acaparan el tiempo de los automatizadores menos experimentados, mientras que las del campus y las sucursales son a las que más tiempo dedican los automatizadores maduros.

 

¿A qué dedican más tiempo los técnicos de redes cuando están en el trabajo? A supervisar: el 71 % de los encuestados afirmó que esta era una responsabilidad diaria. Mientras tanto, solo el 32 % afirmó dedicar tiempo al aprovisionamiento (el aprovisionamiento y la configuración estaban al final de la lista).

 

Si nos detenemos a pensar en el estado del debate de la automatización de las redes, que suele girar en torno a las herramientas de gestión de la configuración, como Ansible, Puppet y Chef, el resultado es interesante. Aunque pudiera parecer que el aprovisionamiento está superado, la mayoría de las empresas, por miedo a hacer cambios en una infraestructura poco confiable, dedican más tiempo a implantar medidas de control de los cambios que a hacer cambios propiamente dichos. Cabe preguntarse entonces si el sector no estará sobrestimando la importancia de la gestión de las configuraciones.

 

La automatización y el individuo

 

En nuestra encuesta, entre los principiantes y los evaluadores de la automatización, más del 50 % de los encuestados señalaron los siguientes obstáculos:

  • Falta de tiempo para aprender en el trabajo (59 %)
  • Falta de conocimiento para acceder a la formación (conocimientos previos) (52 %)
  • Miedo a cometer errores en producción (50 %)
  • Falta de personal cualificado (56 %)

 

Todo esfuerzo serio por hacer avanzar al sector debe empezar por eliminar estos obstáculos. Decir que los técnicos de redes deben convertirse repentinamente en programadores de software pasa por alto los problemas más acuciantes: la falta de tiempo y de recursos. Dado que resulta poco práctico cambiar una plantilla por otra más avanzada, las empresas que aspiren a abrirse paso necesitarán desarrollar programas que las ayuden a incorporar a sus equipos informáticos.

 

Curiosamente, los resultados de la encuesta sugieren que la automatización promoverá la satisfacción de los empleados. Los procesos de trabajo y la satisfacción del personal son mayores entre los automatizadores. Si, como indican los resultados, la satisfacción del personal estimula los resultados empresariales, todo apunta a que la automatización bien podría ser una práctica capaz de arrojar recompensas más allá de tener una infraestructura automatizada y todo el negocio que sustenta.

 

De redes mejores a mejores comunicaciones

 

En líneas generales, el sector de las redes se encuentra en un punto de inflexión en el que la automatización va a desempeñar un papel clave. Aunque muchos competidores están preocupados por mantener el statu quo (porque se benefician de él), en Juniper vemos la necesidad de apoyar al sector durante esta fase de transformación. Además de asegurarnos de que nuestros productos y servicios satisfacen las necesidades de nuestros clientes que aspiran a convertir la automatización en una parte integral de sus operaciones de red, también reconocemos la importancia de apoyar a los equipos de ingeniería de redes durante esta evolución. Gracias a recursos como NRE Labs, una plataforma de código abierto basada en navegador con una comunidad dedicada a dar formación en el campo de la automatización, esperamos ayudar a técnicos e ingenieros a desarrollar las competencias necesarias para impulsar la adopción en sus organizaciones y, en última instancia, abrir las oportunidades de negocio y las fuentes de ingresos que ofrece la automatización.

 

Para obtener más información sobre las tendencias en la automatización, descargue el informe sobre el estado de la automatización de las redes (SoNAR) de 2019.

0 Kudos